Blogia
Lenguaje y Comunicación

Hermann Hesse

Hermann Hesse Poeta, novelista y pintor alemán, nacido en la localidad de Calw (Selva Negra) el 2 de julio de 1877. Su familia estaba marcada por una fuerte religiosidad, siendo sus padres, Verlasgverein Johannes Hesse y Maria Gundert, misioneros pietistas.
Después de vivir en la ciudad suiza de Basilea, en donde su padre fue destinado como predicador, Herman Hesse regresó a Calw, en donde esa ascendencia espiritual provocaría su ingreso en el seminario de Maulbronn a la edad de catorce años. Su espíritu rebelde le hacía tener enfrentamientos constantes con la disciplina inherente a los centros escolares, de donde fue expulsado en variadas ocasiones.
Su padre lo envió a la residencia del pastor y exorcista protestante Cristoph Blumhardt en Bad Bol, para que pudiera aplacar el agitado comportamiento de su "hechizado" hijo. Allí sufrió un desengaño amoroso con la hija del sacerdote, que le llevó a un intento de suicidio, a causa del cual fue internado en el psiquiátrico de Stetten.
Con posterioridad y tras abandonar el hogar paterno, Hesse trabajaría en una relojería, en una librería y como periodista independiente. También viajó por Italia, intentando recopilar datos para redactar biografías de San Francisco de Asís y Giovanni Bocaccio.

En 1904, año en el cual se casa con Maria Bernoulli, publica su primera gran obra, "Peter Camenzind" (1904), una historia de tintes autobiográficos sobre un escritor bohemio que, descontento con la sociedad, termina viviendo como un vagabundo. En "Bajo la rueda" (1906) rememora sus años de insurrección educacional.
1911 es un año clave en su vida, ya que realiza un viaje a la India, lugar en el cual se impregna de filosofía y sensibilidad oriental, al mismo tiempo que transforma sus valores espirituales.
El estadillo de la 1ª Guerra Mundial provoca en Hesse un énfasis en sus postulados más pacifistas y una crítica a los sangrientos procederes bélicos. Esta crítica le valió el calificativo de traidor por parte de muchos sectores de la sociedad germana.
En esta etapa se instala en Montagnola, una localidad suiza y comienza a interesarse por el psicoanálisis, en especial los estudios de C. G. Jung, que influyeron en la escritura de "Demian" (1919), uno de sus trabajos más importantes.

En "Siddartha" (1922) invoca sus vivencias espirituales hindúes acercándose a la figura de Buda y en "El lobo estepario" (1927) muestra la dualidad natural de la existencia humana, dualidad también implícita en "Narciso y Goldmundo" (1930). Su última novela y una de sus obras clavefue "El juego de abalorios" (1943).
En 1923 adquiere la nacionalidad suiza y en 1924, tras divorciarse de Maria Bernoulli, que fue ingresada en un sanatorio mental, se vuelve a casar, ahora con Ruth Wenger, hija de la escritora Lisa Wenger.
Posteriormente, en 1931 contraería matrimonio con la historiadora Ninon Dolbin.
Durante la 2ª Guerra Mundial, el partido nazi lo incluyó en su lista negra. En 1946 le fue concedido el premio Nobel de Literatura.
Su espíritu contestatario y su posicionamiento pacifista fueron adoptados por la juventud de los años 60, quienes se identificaban con sus textos de búsqueda de identidad y experiencia mística.
El 9 de agosto de 1962 fallece en Montagnola a causa de una hemorragia cerebral. Tenía 85 años.

Fragmento. El lobo estepario
-¡Ah- confesé-, ya no lo sé yo mismo! He estudiado, hecho música, he leído libros, he escrito libros, he viajado...

-¡Vaya ideas raras que tienes de la vida! De modo que has hecho siempre cosas difíciles y complicadas y las más sencillas ni las has aprendido. ¿No has tenido tiempo? ¿No has tenido ganas? Bueno, por mí... Gracias a Dios no soy tu madre. Pero hacer como si hubieses gustado la vida por completo sin encontrar nada en ella, no, a eso no hay derecho.

-No me riña usted- supliqué-. Ya sé que estoy loco.

-Anda ya; no me vengas con historias. ¡Qué vas a estar loco, señor profesor! lo que me resultas es demasiado cuerdo.

Fragmento. Demian

Y me contó la historia de un muchacho enamorado de una estrella. Adoraba a su estrella junto al mar, tendía sus brazos hacia ella, soñaba con ella y le dirigía todos sus pensamientos. Pero sabía, o creía saber, que una estrella no pude ser abrazada por un ser humano.
Creía que su destino era amar a una estrella sin esperanza; y sobre esta idea construyo todo un poema vital de renuncia y de sufrimiento silencioso y fiel que habría de purificarle y perfeccionarle. Todos sus sueños se concentraban en la estrella. Una noche estaba de nuevo junto al mar, sobre un acantilado, contemplando su estrella y ardiendo de amor hacia ella. En el momento de mayor pasión dio unos pasos hacia delante y se lanzó al vacío, a su encuentro. Pero en el instante de tirarse pensó que era imposible y cayó a la plaza destrozado.

No había sabido amar. Si en el momento de lanzarse hubiera tenido la fuerza de creer firmemente en la realización de su amor, hubiese volado hacia arriba a reunirse con su estrella.

Fragmento. Siddharta.

Siddharta preguntó:

—¿Cuántos años crees que tiene el más anciano de los samanas, nuestro venerable profesor?
Dijo Govinda:

—Quizá tenga unos sesenta.
Y Siddharta:

—Tiene sesenta años y no ha llegado al nirvana. Tendrá setenta y ochenta años, como tú y yo los tendremos, y seguiremos con los ejercicios y ayunaremos y meditaremos. Pero nunca llegaremos al nirvana. Ni él, ni nosotros. Govinda, creo que seguramente ni uno de todos los samanas llegará al nirvana. Ni uno. Encontramos consuelo, alcanzamos la narcosis, aprendemos artes para engañarnos. Pero lo esencial, el camino de los caminos, éste no lo hallaremos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres